Uno de los placeres escondidos de todo ser humano es el de parecer un poquito más alto que el vecino.

Esto ocurre tanto a nivel de la comunidad:

  • para los que tienen la gran suerte de vivir en uno de estos pisos fantásticos que malvenden hoy por hoy con piscina comunitaria, cachas del 3º (del que te la meten cuando te agachas), grupo de lesbianas, estudiantes de Erasmus en el ático que juegan al “balconing” (en la terraza incorrecta) y sobretodo cuarentona modelo “altos hornos” del 5º.

Como a nivel de Urbanización:

  • donde uno aparca fuera el coche en relación a lo grande que es. (previamente nadie pregunto quien fue el gilipollas que hizo el garaje tan pequeño y la estupida falta de previsión), y donde las mujeres, normalmente rubias con ayuda y 4×4, se enseñan el Iphone como quien enseña los atributos del nuevo jardinero

Como a nivel escalera de tres al cuarto:

  • en la que el momento más emotivo es hablar del tiempo con el vecino del 11º1º mientras a contrapelo uno sonríe a su mujer. Y a la del vecino.

pero en todos esos momentos, esos momentos y esas situaciones extrañas, todos sentimos el mismo placer de sentirnos, que no ser, más alto que el vecino.

El problema reside siempre en dos variables:

  • es tu vecino un jugador de básquet o directamente: tu eres un pigmeo?
  • Resulta que por mucho más alto que seas, el más alto de todos, ya no le encuentras ningún tipo de glamour a eso?

He decidido que tengo que investigar a fondo la vertiente femenina del fenómeno.

Como bien sabéis, vivo en un pueblo muy bonito y muy pijo donde tenemos entre otras cosas escuela del Opus, que no es del Opus, y Escuela Internacional, que es poco internacional, (donde a los niños hasta les enseñan chino) (aunque a muchos yo les enseñaría un poco más de urbanismo).

En mi época teníamos solo niños de Verde, y ahora los tenemos a ellos, y a los “nens pastanaga”.

En principio con tanto sapo, niño de pública, y zanahorias con patas uno no tendría ningún tipo de queja. El problema viene cuando las rubias con ayuda, cuarentonas del tres al cuarto, aparcan sus 4×4 en 3º fila colapsando en tres minutos una parte importante del pueblo.

Yo en un principio pensaba que sus miradas despreciativas hacia mi coche, a mi conducir, o simplemente al mundo entero, eran, de todas todas una provocación. Pero poco a poco y gracias a mi gran amigo Raül, cirujano plástico venezolano, descubrí que el gran problema y la falta de expresión era básicamente una actitud economizadora del Bottox.

Porque no nos olvidemos que estamos en crisis.

También me he dado cuenta que la turgencia y rigidez de sus extremidades es cada vez más una leyenda urbana, y es que en el fondo Raúl contaba que él antes iba de Porsche y hoy por hoy las inyecciones locales le salvan la hipoteca..

Es por ello que, puesto que ya no existen pruebas sobre sus capacidades cerebrales, ni la existencia de que inyecciones la aumenten, he decidido apiadarme de todas esas mujeres y concienciarme que ellas no quieren ser más altas que las otras sino que ya hoy por hoy, solo se centran en poder aparcar sus coches sin parktronic para que sus mariditos no las regañen vestidos de cuero negro. Lo cual parece a años vista imposible.

Y es que como decía hace poco Raül, a pesar de Grey, todo se centra en un tema de centímetros, y aunque muchas piensan que no es así, aparcar bien un puto coche aunque sea en un puesto prohibido, puede salvar del caos, un centímetro arriba o uno abajo, a un pueblo entero, o a uno mismo.

Por el resto: estoy encantado de que cada dia sean más normales, ya que entre el 2005, y el 2010, llevar a los niños al colegio era como asistir a un capitulo baratillo de “los vigilantes de la playa”, con las consiguientes ralladas multiples por falta de atencion que infringia a mi coche; y ahora almenos, sentado en mi Jeep me siento un poco mas en casa de los Ropper y menos en la cama de Pamela.

Por cierto, una cosa familias, hacerle aprender a tu niño chino cuando tu no hablas bien ni el castellano es una putada.

0 comments on “Un centimetro más….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: